El fin de la infancia

Fotografía HDR (High Dynamic Range) del último lanzamiento del Endeavour en su misión STS-134. Pueden apreciarse detalles que en una fotografía convencional quedarían completamente saturados. Clic en la imagen para visitar la página original, donde pueden ver más fotografías y vídeos en HDR. No se lo pierdan.

Hoy me van a perdonar que me ponga nostálgico. Y que tome además prestado el título de una novela de uno de mis escritores favoritos de ciencia-ficción (y seguramente mayor influencia), Arthur C. Clarke. En El Fin de la Infancia, la incipiente carrera espacial es detenida de golpe por la llegada de los superseñores, una misteriosa raza extraterrestre que trae a la humanidad una época de gran prosperidad a expensas de la pérdida total de la creatividad.

La infancia siempre ha representa la curiosidad por lo que nos rodea, la imaginación, y la capacidad de soñar, características que por desgracia desaparecen con la edad. ¿Y por qué digo esto? Pues porque, a mi juicio, y sin pretenderlo, esta novela es dolorosamente premonitoria en ciertos aspectos.

Y es que hoy, si el tiempo lo permite -debe de ser que Dios también está indignado con el tema-, se lanza por última vez el Atlantis, último de los transbordadores espaciales. A su vuelta, estos símbolos de la presencia humana en el espacio en las tres últimas décadas se retirarán a los museos de la edad dorada de la exploración espacial, donde cualquier tiempo pasado fue, claramente, mejor. La NASA pierde con ello la capacidad de poner seres humanos en órbita, y tendrá que pagar los asientos en las naves Soyuz de los rusos cada vez que quiera mandar a alguien allá arriba.

No es la única mala noticia para las ciencias del espacio. Como pueden leer en Eureka, El presupuesto de la NASA se ha reducido de golpe de 18,000 millones a 16,000 millones, lo que en la práctica supone la cancelación del telescopio espacial James Webb (JWST), que estaba destinado a ser el pionero de una nueva generación de telescopios espaciales. También El Lobo Rayado se lamenta por ello.

¿Les parece mucho dinero? Seguramente lo es, pero EEUU se gasta más en el aire acondicionado de sus tropas en Iraq. Y es que al final todo es una cuestión de prioridades. De lo que esté uno dispuesto a pagar por evitar el fin de la infancia.

Perfecto resumen de esta entrada. Visto en Amazings.es. Clic en la imagen para ir a la fuente.

Anuncios

Acerca de Miguel Santander

Tras el Horizonte de Sucesos
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Ciencia-Ficción y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El fin de la infancia

  1. Pingback: Enlaces yuriesféricos del 08/07/2011 | La Yuriesfera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s