Fin

(No, no me voy a ninguna parte. “Fin” es el título del microcuento que nos ocupa, escrito para una convocatoria del cuentoyó cuyos requisitos eran que tuviera exactamente 250 palabras, y que la primera frase fuera “Cuando se despertó, no recordaba nada de la noche anterior”… No tengo ni idea de si este cuento en concreto gusta o no, así que si tenéis alguna crítica (buena o mala), ¡por favor, a los comentarios!)

 

 

Cuando se despertó, no recordaba nada de la noche anterior. Exhausto al principio, se abandonó al placer y a los gritos apasionados de su mujer hasta que ambos ronronearon, entre caricias. Cansado, observó el resplandor de la luna tras la ventana de la cocina mientras se tomaba un vaso de leche caliente y un sandwich. Salió y, al arrancar el coche, se fijó en que estaba en reserva. Resolvió llenar el depósito al día siguiente.

 

El viaje hasta el laboratorio resultó tranquilo; no había tráfico en la oscuridad. La salida del sol le pilló trabajando febrilmente en la nueva teoría. Comió con sus colegas, pero no fue hasta la penúltima hora de la jornada, antes de comprobar su correo, cuando tuvo la idea que lo revolucionaría todo.

 

Fue justo después de llegar corriendo del despacho de la Dra. Moira, tras la larga conversación que mantuvo con ella. Las matemáticas no mentían: ¡era posible violar el Segundo Principio de la Termodinámica! Invertir el flujo de la entropía, tan inamovible como el del tiempo… Avanzar (o quizás retroceder), del desorden hacia el orden. Sería el futuro quien se reservaría el privilegio de mostrarles si era realmente posible construir dicha máquina.

 

La vuelta a casa fue desesperante debido al atasco. Arranca, para, arranca, para. Comprobó el depósito; aún quedaba la mitad, suficiente. El sol se ponía cuando llegó a casa, se tomó un café y se acostó. El reloj continuó su inmutable marcha y el jueves 17 terminó, dejando paso al miércoles 16.

 

——–

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

Anuncios

Acerca de Miguel Santander

Tras el Horizonte de Sucesos
Esta entrada fue publicada en Ciencia-Ficción, Literatura, Relatos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Fin

  1. Pilar Guerrero dijo:

    Hola Miguel! Creo que esta es una buena idea, el tiempo hacia atrás, los sucesos que se van contando en regresión… el final explicó bien lo que la argumentación iba anunciando, buena técnica para expresar en apenas 250 palabras un nuevo paradigma resumido en un día. Felicitaciones!

  2. "El bicho" dijo:

    La idea es bastante buena y el final explica el inicio del cuento. Lo que no me ha quedado claro es la sucesión de los hechos. ¿Son solo los días los que van hacia atrás o las horas también? ¿Él es el único que la sufre o por el contrario le pasa lo mismo a todo quisqui? Porque si a todo el mundo le pasa lo mismo, lo normal sería que encontrase atasco al ir a trabajar y al volver a casa, no? O la idea es imaginarse

  3. "El bicho" dijo:

    el cuento como cuando rebobinamos una película?

  4. Justamente. El tiempo de todo el mundo va hacia atrás, como rebobinando una película, lo que pasa es que no hay tráfico al volver a casa porque los científicos, ya se sabe, a veces se tiran trabajando hasta las tantas. Especialmente el día en que descubren cómo revertir el flujo de la entropía…

  5. Juanjo dijo:

    Me ha molado la idea, la pregunta es el tiempo va hacia atrás por haber conseguido construir la máquina o ha descubierto eso porque el tiempo va hacia atrás por alguna extraña razón… y en ese caso ¿Cómo que el coche se mueve quemando gasolina y no fabricándola?

  6. Lo primero. El tiempo va hacia atrás por haber conseguido construir la máquina. En el cuento se narra el día en que el tipo tuvo la idea, sólo que cuando el tiempo ya va hacia atrás como al rebobinar una película…

  7. Tista dijo:

    Si, si, la flecha del tiempo va hacia atrás, disminuye la entropía, pero… ¿Y si la Dtra Moira era su amante (por eso ese horario loco del Dtor). Al ir el tiempo hacia atrás, se desrelaciona con ella, aumenta el orden, en su situación matrimonial, pero ¿No será mayor la cantidad de entropía de sus hormonas buscando el “amor” fuera de casa 😉
    En serio, muy buena idea en muy poco espacio.

  8. Juanjo dijo:

    Yo le había dado una vuelta más de tuerca… (o menos)… el tiempo había empezado a ir hacia atrás y claro, este es el primero de muchas personas que se da cuenta de ello creyendo que ha inventado la primera máquina que contradice la 2ª ley… el resto las irán inventando a partir de ahora… o ya no porque el t va hacia atrás, no sé…

  9. Pingback: Adictos | Tras el horizonte de sucesos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s